El alma del inmigrante es como un nino que se revuelca en la cama sin poder dormir: inquieta, alerta, siempre en moviemiento, en permanente busqueda pro un ricon donde descansar y sentirse seguro.

Jorge Ramos (via humbledomains)